AGRICULTURA ECOLÓGICA

Como agricultura ecológica denominamos al conjunto de técnicas agrícolas utilizadas para el cultivo de productos de origen vegetal en el que se excluye el uso de productos químicos de síntesis, como pueden ser determinados fertilizantes, antibióticos plaguicidas, herbicidas, etc, con el fin  de proteger la conservación del medio ambiente y a la vez mantener y en la medida de la posible  aumentar, la fertilidad del suelo y por lo tanto su productividad y proporcionando a la población mundial alimentos que conserven  todas sus propiedades naturales, que respeten el medio en el que se cultivan y que garanticen la seguridad alimentaria.

AGR. ECOLOGICA Hay 45 productos.

Subcategorías

  • FUNGICIDAS ECOLÓGICOS

    Los fungicidas ecológicos tratan de eliminar los hongos perjudiciales para los cultivos, con sustancias obtenidas directamente de la naturaleza, que no sean tóxicas para animales o plantas y que respeten el medio ambiente y el entorno natural. Aunque en distinta medida dependiendo de los países, cada vez más, la conciencia del agricultor se encamina a la explotación agraria sostenible a largo plazo. La necesidad de productividad va unida a la necesidad de conservación del entorno natural.

  • ABONOS Y NUTRICIONALES...

    Como agricultor ya conocemos que la riqueza de los suelos y las condiciones climatológicas de la zona nos van a indicar que aportación de nutrientes extra necesitamos para garantizar la cosecha en su estado óptimo. La agricultura ecológica utiliza mecanismos propios de la naturaleza para asegurarnos de que las necesidades básicas están cubiertas y ademán cuidan la sostenibilidad del medio ambiente en el que se producen. MasCampo  te ofrece  productos de compostaje, abonos y nutricionales ecológicos y servicio de asesoramiento para solventar posibles dudas. 

  • INSECTICIDAS Y...

    Combatir plagas con productos ecológicos. Seguridad alimentaria y medioambiental

por página
Mostrando 1 - 12 de 45 items
Mostrando 1 - 12 de 45 items

Información:

El objetivo de la agricultura es proporcionar cosechas capaces de alimentar a la población mundial. A diferencia de la convencional, el tipo de cultivo que nos ocupa trata de conseguir una explotación agrícola autónoma orientada a maximizar el uso de los recursos naturales, sin necesidad de adicionar productos químicos realizados sintéticamente, ni tampoco organismos modificados genéticamente (OGMs) ni en el abonado, ni para la eliminación de plagas. De esta forma, se obtienen alimentos orgánicos o ecológicos  conservando a la vez, la fertilidad a largo plazo de la tierra y el medio ambiental en el que se producen.

Cultivar de manera sostenible y equilibrada se convierte en una prioridad para mantener y cuidar el entorno que nos rodea y que debemos proteger. Así, el principal objetivo  de la agricultura ecológica es la obtención de alimentos con más calidad nutritiva y saludable necesaria para una alimentación adecuada, eliminando la presencia de sustancias químicas no deseables, libres de residuos tóxicos perjudiciales  y utilizando como mecanismos de cultivo procedimientos que hayan demostrado ser sostenibles.

El efecto positivo directo buscado al  cultivar  alimentos en suelos tratados con fertilizantes naturales para su equilibrio y fertilización,  es que  los productos contienen unos niveles más elevados de sustancias beneficiosas como antioxidantes, vitaminas, hidratos de carbono, proteínas y minerales esenciales como el cromo, calcio, hierro o magnesio, que no sólo  previenen sino que además demuestran ser eficaces para  combatir enfermedades.

Para conseguir este objetivo hay que realizar una gestión integral de los agrosistemas, ciclos, diversidad y actividad biológica del suelo. En la medida de lo posible,  se aplican mecanismos biológicos, mecánicos y agronómicos en sustitución de materiales sintéticos perjudiciales para el entorno tanto en el corto como en el largo plazo.

Sin duda son muy extensos los beneficios actuales y futuros que conlleva el cultivo de productos agrícolas biológicos respetando el medio ambiente. Además, en  España tenemos la suerte de que se dan condiciones adecuadas para el desarrollo de esta modalidad  de agricultura. Su climatología, unida a los sistemas de producción extensivos que se utilizan en la mayoría de las explotaciones, facilita la aplicación de mecanismos de cultivo ecológico.

 

 

NORMATIVA APLICABLE

 

Desde 1989 se regula en España el proceso de producción de la agricultura orgánica cuando aprobó el Reglamento de la Denominación Genérica "Agricultura Ecológica". Esté reglamento fue de aplicación hasta que entró en vigor el Reglamento (CEE) 2092/91 sobre esta categoría de producción agrícola y su indicación en los productos agrarios y alimenticios.

En la actualidad, se aplica el Reglamento (CE) 834/2007 el Consejo sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos, R(CE) 889/2008 de la Comisión, por el que se establecen disposiciones de aplicación del R(CE) 834/2007 con respecto a la producción orgánica, su etiquetado y control y R(CE) 1235/2008 de la Comisión por el que se establecen las disposiciones de aplicación del R(CE) 834/2007.

CONTROL

 

El mecanismo de control y de certificación de esta categoría de cultivo en España es una de las competencias delegadas a las Comunidades Autónomas. En su mayor parte es realizada por autoridades de control públicas. Para ello cuentan con  Consejos o Comités de Agricultura Ecológica territoriales que  dependen de las Consejerías o Departamentos de Agricultura.

Para garantizar que el consumidor recibe el producto cumpliendo con toda la normativa aplicable, todas y cada una de las unidades de productos envasados deben llevar impresos:

-. Su propia marca

-. Menciones específicas al tipo de cultivo

-. Código de  la autoridad  y organismo de control o en su caso un logo distintivo que especifique este hecho con el nombre y el código de la entidad de control.

Todo esto garantiza que la explotación  o industria donde se elabora el producto, está supeditada a los controles e inspecciones correspondientes de la Autoridad o del Organismo.