FUNGICIDAS PARA LA ELIMINACIÓN DE HONGOS O SU PREVENCIÓN

Para ayudarte en la prevención y eliminación de las enfermedades que la infección por hongos puede causar en las plantas, MasCampo pone a tu disposición una amplia gama de productos fungicidas especialmente diseñados para obtener la máxima eficacia a la hora de combatir plagas no deseadas de organismos fitopatógenos perjudiciales para el crecimiento vegetativo de los cultivos. Debido a la variedad de explotaciones y a las peculiaridades de cada una de ellas, te invitamos a consultar las recomendaciones de cada fabricante.

FUNGICIDAS Hay 53 productos.

por página
Mostrando 1 - 12 de 53 items
Mostrando 1 - 12 de 53 items

Información:

La aplicación de estas sustancias puede contribuir enormemente a mantener la cosecha en las condiciones idóneas para su comercialización. Para entender mejor de qué forma los fungicidas son necesarios para el agricultor, primero tenemos que conocer que son y en qué momento resultan realmente eficientes según su tipo. Se trata de sustancias cuyo principal objetivo es suprimir o al menos impedir el desarrollo y crecimiento de hongos y mohos que a la larga resultan perjudiciales para el crecimiento normal de la planta, en el caso que nos ocupa, pero también para los animales, incluso para el hombre.

Según la intención del agricultor a la hora de su aplicación nos encontramos con dos tipos de fungicidas, los erradicadores o sistémicos y los protectores o de contacto. En el primer caso la planta ya ha sido infectada por el hongo a través de las raíces o las hojas. Normalmente la enfermedad se extiende progresivamente a todo el cultivo ya que se mueve fácilmente. En el segundo tipo, los protectores, la sustancia preventiva se aplica en las superficies a proteger creando una barrera que impide la germinación de las esporas de los hongos perjudiciales y su penetración en el interior de la planta. Consulta la gama de MasCampo para acertar con la eficacia del producto y el precio.

Gracias a los avances en la investigación sobre el desarrollo de plagas, hoy en día contamos con una amplia gama de productos protectores específicos para cada cultivo. Esto hace que su composición y la proporción de sus componentes varíen en función de sus objetivos particulares. Aunque su origen hay que buscarlo en el caldo bordelés creado en Francia allá por el año 1882 y compuesto por cal hidratada y sulfato de cobre, su evolución ha sido tal que actualmente nos encontramos con tantos tipos de fungicidas como sustancias eficientes para su eliminación existen en la naturaleza o de forma química. Por nombrar sólo algunos de la extensa variedad que tenemos a nuestra disposición, nos referiremos a los compuestos de cobre, zinc, estaño, mercurio, azufre, quininas, carbamatos, hidrocarburos halogenados, pirimidas, antibióticos, aceites, nitrocompuestos aromáticos…….Y no están todos, aún encontramos más compuestos eficaces en la eliminación de hongos.

Para darnos cuenta de la importancia de estos componentes en la salud y alimentación mundial, tenemos que hacer hincapié en que los hongos son la principal causa mundial de pérdida de cosechas y que han causado grandes hambrunas a lo largo de la historia provocando mucha mortalidad. Sin ellos, alimentar a la población mundial sería imposible. Sin embargo, nunca debemos olvidar que se trata de sustancias tóxicas y que su  uso inapropiado puede causar más perjuicios que beneficios. Por este motivo, instamos a los agricultores a seguir escrupulosamente las recomendaciones de uso y dosis que los fabricantes indican en el etiquetado de cada producto y que varían en función de las características de cada cultivo, su climatología, su propensión a ser infectados e incluso las circunstancias temporales del entorno donde se desarrolla. Para asegurar la calidad alimentaria de los productos que consumimos, las autoridades exigen unos requisitos de conocimiento de estas sustancias y de sus métodos de uso por parte del agricultor. Para ello, su manejo y manipulación está supeditado a la obtención de un Carné de aplicador de productos fitosanitarios que autoriza su aplicación. Esta medida trata de cuidar al consumidor y al medio ambiente pero también intenta que se uso sea controlado ya que, el abuso de este tipo de compuestos, puede provocar que el hongo se haga resistente a los tratamientos conocidos. Desde MasCampo puedes adquirir productos protectores para tus cultivos una vez demostrada la tenencia de los permisos requeridos por las autoridades.

Actualmente la investigación científica está haciendo una gran labor al encaminar la lucha antifíngica, hacía compuestos y sustancias que se encuentran en la naturaleza  y que favorecen la resistencia de las plantas de forma natural y sin provocar peligros alimentarios o medioambientales. La evolución es constante y en MasCampo ponemos las nuevas investigaciones a mano del agricultor responsable.